sábado, 14 de diciembre de 2019

‘¡Hasta luego, Lucas!’ es el libro-homenaje a Chiquito de la Calzada que le dará un monumento

Pepe Ruiz, Tony Antonio y Francisco Javier Corral posando con el libro

Texto y fotografías por Juan de Lara

"¡Hasta luego, Lucas!" es el libro-homenaje dedicado a Chiquito de la Calzada, y que ha visto la luz gracias a la Agrupación del Humorismo Español ASHUMES, que fundó y preside el cómico Tony Antonio. El dinero recaudado irá íntegramente a la construcción de una estatua de bronce de 2 metros en su honor, que será colocada en el parque que lleva el nombre de este genio imperecedero del humor en la ciudad que le vio nacer: Málaga.

Para la confección del libro han colaborado una treintena de personalidades, que dan su visión del cómico malagueño y comparten anécdotas vividas junto a él. Desde Juan y Medio y José Mota hasta Carlos LatreCarlos Larrodera y el joven humorista Tony Melero, pasando por los hijos de Miguel Gila y Tony Leblanc, así como el pintor Antonio Montiel o Pepe Ruiz, el inolvidable Avelino de las Matrimoniadas que se dieron a conocer en el programa de José Luis Moreno, entre otros tantos. Entre otras anécdotas, se cuenta cómo a Chiquito le aterraba volar en avión y llegó a decirle al piloto que tuviera "cuidadín" y que fuera "despacito".

Tony Antonio sujetando con cariño el libro de Chiquito

Toda esta movilización no hubiera sido posible sin el impulso de Tony Antonio y Bigote Arrocet, presidente y vicepresidente de ASHUMES, respectivamente, quienes tienen también unas páginas en el libro, y hasta del abogado de la propia asociación de humoristas, pasando por cada uno de sus miembros. La confección del libro corrió a cargo de Javier García, editor y director de la revista digital ‘Las Estrellas, Mis amigos’, y las caricaturas que lo acompañan salieron de la pluma del ilustrador Fernando Corella.

Réplica en miniatura de lo que será la escultura de bronce final de 2 metros

Es de destacar también la predisposición del alcalde de Málaga Francisco de la Torre, quien ofreció desinteresadamente la ubicación y el pedestal donde irá la escultura del artista andaluz, en el Parque Gregorio Sánchez, parque que lleva su nombre. Y, cómo no, no nos podemos olvidar de las manos que están creando la figura de Chiquito: el escultor Ramón Chaparro, creador, entre otras destacadas obras, de las figuras gigantes de piedra que adornan la fachada principal de la Catedral de la Almudena de Madrid. La escultura de Don Gregorio se prevé que esté acabada para el mes de febrero.

El escultor Ramón Chaparro posa junto a su obra aun inacabada

Si tú también eres de los que quería a Chiquito, se reía con sus chistes surrealistas o incluso se atrevía a imitarlo, aún puedes colaborar en la financiación de su escultura en Málaga comprando este libro-homenaje. Su precio es de 15€ y para adquirirlo debes contactar con Tony Antonio en su número 608500639.


Chiquito de la Calzada fue un hombre dedicado al flamenco, al humor y a su esposa Pepita

Recordemos que Chiquito de la Calzada falleció el 11 de noviembre de 2017, hace escasamente dos años, a los 85 de edad, a causa de una angina de pecho que se complicó enormemente. Pocas fechas antes, ya dio el susto con una caída en su casa en Málaga, teniendo que acudir los bomberos a rescatarle en lo que él mismo calificó como "una pequeña caidita de Roma".

Aunque Gregorio tenía chistes ingeniosos hasta para los peores momentos, lo cierto es que ya nunca volvió a ser el mismo tras la muerte de su amada esposa Pepita en 2012, con quien llevaba casado 62 años. Desde entonces, desapareció del panorama público, salvo en contadas ocasiones, como la entrevista que le hizo Bertín Osborne en 2016 en su programa 'Mi casa es la tuya' con Paz Padilla como testigo, compañera de fatigas en sus inicios televisivos en el programa de humor 'Genio y Figura' que dio a ambos a conocer allá por 1994.

Chiquito de la Calzada, que nació después de los dolores, claro está, en el barrio malagueño conocido como 'La Calzada de la Trinidad', era cantaor flamenco y, como el mismo diría, se movió más que los precios. Actuó como palmero del gran Camarón de la Isla, trabajo durante dos años en un tablao en Japón y hasta llegó a tener una aparición en la ochentera teleserie americana 'Vacaciones en el mar'.

Pero la fama no le llegó hasta los 62 años, cuando el productor Tomás Summers lo pescó para el programa 'Genio y Figura', dónde se erigió en su mayor reclamo. Desde entonces, para todos es conocido el impacto que tuvo en toda España durante décadas, generando un nuevo estilo de humor y hasta un idioma propio, convirtiéndose en un fenómeno global, protagonizando películas como ‘Condemor’ y ‘Papá Piquillo’ o haciendo cameos en otras, repartiendo monólogos a diestro y siniestro por varios programas de televisión, siendo portada del recopilatorio musical Bolero Mix, ofreciendo su imagen a Campofrío… ¡hasta siendo imagen de los tazos de las bolsas de Matutano! Sin duda, era todo un torpedo y ni la tremenda fatiga cuando la calóh apretaba ni los dolores en el fistro del diodeno le paraban.

Y, por supuesto, fue imitado por Florentino Fernández mientras cruzaba el Misisipi con Pepe Navarro, y por todos los españoles. 'Fistro', 'Pecador de la pradera', '¡Cuidadín!', 'Torpedo sesuarl', 'No puedor', ‘¿Cómor?’ o '¡Noor!' son expresiones que perduran y perdurarán de manera atemporal casi como si hubieran sido acuñadas por la mismísima RAE.

“Después de la muerte no sé si hay vida, pero seguro que hay Fanta y Coca-Cola” fue una de las perlas que nos dejó entre su excéntrico repertorio. Desde lo más alto, y junto a su querida Pepita, seguro que Chiquito seguirá brindando a nuestra salud con esa Fanta… o Coca-Cola.

No hay comentarios :

Publicar un comentario